Soy Gay

by quito on julio 7, 2010

casam3-rec3
Me familiaricé con la palabra de bastante chico, más que nada por la variación del puto que tanto se dice y tan fácil se aprende apenas se nace. Más tarde, con 18 años, la palabra entró en mi vida cuando mi hermano abrió su boca y me habló de su homosexualidad.

¿Qué es ser gay para mí? Creo que mucho más de lo que indique un diccionario que haya reconocido la palabra (primero parece que está que la lengua lo admita, y mil años después que la sociedad también lo haga).

Ser gay es mucho más que gustar de alguien de tu mismo sexo. Ser gay no es solamente ser puto, torta, trava, trans, o como quieras. Ser gay es haber arrancado adelantado. ¿Qué quiero decir con esto? Que ser gay significa haberse enfrentado de movida con un espejo, y verse al frente, y estar con el culo lleno de preguntas que apuntan en su mayoría a lo mismo: ¿qué es lo que me pasa? ¿por qué no puedo ser normal como mi familia quiere y espera de mí? ¿por qué esto que para mí es natural para otros es una enfermedad? ¿cómo hago para reprimir y cambiar algo que no quiero cambiar ni reprimir?

Seguramente habrá millones de planteamientos mucho más profundos que esos, y podría estar eternamente enumerándolos. Pero básicamente las preguntas de más peso son esas, y provocan en la persona la oportunidad de elegir entre dos caminos: se es como se siente, o se es como los demás quieren.

Y he aquí el porqué digo que ser gay es empezar adelantado. Porque enfrentarse tempranamente a una muralla impuesta sobre la propia sexualidad, sobre el propio comportamiento, sobre los propios sentimientos, es una batalla a la que un heterosexual se enfrenta cuando ya ha pasado gran parte de su adolescencia sin tantos contratiempos. Porque imagine aquél que es heterosexual que aparte de pensar en su debut sexual también tenga que pensar que no quiere que sea con alguien de otro sexo sino del propio. Y eso es solo el punto de partida.

Ser gay es haber luchado contra uno mismo para aceptarse, enfrentado especialmente a los preceptos que otros le marcaron como único camino, como única condición. Enfrentarse a un infierno inventado que quiere darle llama sólo porque la naturaleza le ofreció otras necesidades sexuales. Enfrentarse a un camino allanado para aquellos que se precian de ser “normales”, mientras que para uno el catálogo es de “enfermo”. Enfrentarse al ojo crítico y juicioso de quienes no entienden ni han estado en la piel de uno.

Ser gay, y esto para mí es grandioso, es nacer de nuevo apenas se comprende lo que es la vida. Y con ello hacerse fuerte ante las adversidades. Es sentirse solo en un mundo que parece alienígena. Preguntarse porqué al principio, y de pronto asumir que si esta es la realidad vale la pena hacerle frente. Ser gay es andar el camino de la aceptación cuando los pares van corriendo por la autopista de la sociabilidad.

De saber que mi hermano era gay, pasé a estar en un boliche gay. Y allí dentro entendí lo que es ser de otro palo, ser un paria donde el resto es distinto a vos. Y me alegré de estar allí. Y hoy me alegro de haber estado allí. Porque el gay enseña que está todo bien, que da igual si te gustan los pibes, las minas, la droga, el alcohol, o nada. El gay, en su proceso de aceptación de sí mismo aprendió algo que el 90 % de los heterosexuales no aprende nunca: a relajarse respecto a otras personas.

Ser gay es tener la filosofía de relajación, de buena onda, de desestructuración, de respeto por sobre todas las cosas. Y eso se aplica a todos los órdenes de la vida, no sólo al sexual. Ya uno asume que es gay y que los demás quizá no lo entiendan, ya toma las cosas como problemas que verdaderamente no lo son.
Ser gay es tolerar que otros condenen la propia conducta desde pedestales mugrientos y desmoronados que ya no representan bases de ninguna sociedad.

Ser gay es haberse liberado, haber comprendido que uno puede ser diferente y que no hay nada de malo en ello. Es entender incluso que el modo de vida y las costumbres de los demás pueden no coincidir con las propias. Ser gay es enfrentarse al otro con la guardia baja, con la palabra de la diferencia, aceptando y sabiendo que el otro casi seguro no estará de acuerdo.

¿Cuánto nos falta para entender que del otro lado alguien puede pensar distinto? ¿Cuánto nos falta para admitir la libertad de sentimientos? El camino que un gay anda, desde que debe enfrentarse al espejo y reclamarse todo lo que le han dicho que está mal, nosotros recién ahora lo estamos enfrentando. ¿Quién corre con ventaja entonces? ¿Quién puede enseñarle a quién?

Lograr la ley no es una lucha de los homosexuales, es una lucha de todos; de una sociedad que para preciarse de ese nombre debe contener a todos sus integrantes bajo los mismos derechos y responsabilidades, aceptando sus diferencias.

No es una discusión entre socialistas, comunistas, fascistas, anarquistas, ni radicales, ni peronistas, ni derecha, ni izquierda. Es la caída irrefutable de las murallas de contención por las que nos hicieron caminar durante generaciones. Es la desaparición del oscuro callejón por el que nos guiaban, y por el que había que caminar para “ser humanos”.

Hoy todos somos gays, si aceptamos que hay otros gustos sexuales, otras formas de amar, otras formas de educar. Hoy todos somos gays porque queremos que no haya diferencias de ningún tipo entre vos y yo.
Los heterosexuales son quienes deben apuntalar y sostener esta bandera y reclamar por la igualdad. Nadie más que ellos debería reconocer y contener a sus pares que opinan, dicen, sienten distinto, porque incluso dentro de la heterosexualidad hay múltiples maneras de amar y de pensar. Y entonces ¿por qué nos diferencia el derecho?.

Quiero que mi hijo nazca en un mundo de iguales, donde no tenga que cuidarse de contar en la escuela que su tío está casado con su tío, ó que eventualmente su padre está con otro hombre ó su madre con otra mujer. Quiero que mi hijo tenga la oportunidad de saber cómo se reproducen los seres humanos y también cuáles son las otras formas sexuales de hacer el amor, y cómo cuidarse en cada oportunidad sea cual fuere su elección.

Quiero que mi hijo nazca en un mundo gay porque ese mundo es más libre, conoce de libertad antes que los demás, porque siempre ha luchado por ella y puede reconocerla donde esté; y puede generarla, y permitirla, y ofrecerla, y regalarla. Quiero para mi hijo un mundo sin diferencias, donde se tolere y acepte a cada cual como es, donde él sepa que es aceptado. No es pedir mucho, sólo que lo que hemos logrado conseguir para algunos, hoy aprendamos a compartirlo con todos.

casam2-rec3casam5-rec4
todos tenemos derecho a festejar nuestra felicidad… ampararla… y contagiarla…

24 comments

ESTEBAN…”QUITO”… LO QUE HAS ESCRITO ES PRECIOSO…. COMO VOS DECIS ES APRENDER A ACEPTAR LAS DIFERENCIAS, QUE NO TODOS SOMOS IGUALES , NI ESPERAMOS O NO QUEREMOS LAS MISMAS COSAS…APREENDER A NO JUZGAR LO QUE NO COMPRENDEMOS, Y SOBRE TODO RESPETAR…RESPETAR …ALGO QUE PARECE DIFICIL PARA MUCHOS…
UN ABRAZO. ANA

by ANA DE VIRGILIO on 7 julio, 2010 at 16:55. #

Cuánta hermosura. Cuánto orgullo me han provocado estas palabras.

by Negro on 7 julio, 2010 at 18:04. #

Sos un grande!

by Luli on 7 julio, 2010 at 18:05. #

Escribiste cosas que nunca pude poner en palabras. Muchas gracias.

by agus on 7 julio, 2010 at 18:16. #

Pocos son aquellos q gritan al mundo las verdades q no se quieren saber, ni escuchar… pocos son los valientes q se atreven a defender una causa q no es propia… pocos son los mesías. Como siempre hermano, estoy con vos!!!

by YANELA on 7 julio, 2010 at 18:49. #

Admirable Quito, me encanta.
Gracias.

by Mauro on 7 julio, 2010 at 18:59. #

La verdad, me quede sin palabras, muy lindo y muy cierto!

by Maru! on 7 julio, 2010 at 19:32. #

Esteban es hermoso lo que escribiste! Somos tod@s iguales!

by Juampi on 7 julio, 2010 at 21:08. #

Que lindo lo que decis!! Me encanto primo!!
No hay moldes ni modelos.. y si los hay.. hay tantos como personas existen.
Un orgullo.. gay.. :) .. ser parte de esa foto!

by Claudia De Virgilio on 7 julio, 2010 at 21:32. #

Sos grosso, sabelo. Excelente Quito. Y felicitaciones por el pibe que esperás. Muy bueno tu ¿blog? ya es más que eso. No digas que no, eh! dale, no seas puto…:) Un abrazo. MP.

by Mat¡as. on 7 julio, 2010 at 23:13. #

querido QUITO hay que ser un gran hombre para pensar asi,te quiero mucho

by LAURA on 7 julio, 2010 at 23:30. #

por favor creo que hasta me emocioné

by alan on 8 julio, 2010 at 00:19. #

… y vos seguis creyendo q nosotros tenemos talento ….. esta todo a la vista hermano.TE AMO VIEJA

by Facu on 8 julio, 2010 at 04:01. #

te has convertido en un catalizador de una acción que espero concretar en cualquier momento.. salir del closet

by lucas on 8 julio, 2010 at 15:34. #

Desde la caminata por esta vida a diario, más allá de mi experiencia profesional, opinó qué !HAY QUE SER MUY MACHO PARA SER PUTO, HAY QUE TENER MUCHO HUEVO! y cómo vos decis ser adelantado en la lucha, en la reflexión, en el encuentro con lo que realmente vale en la vida. Y para eso hay que tener mucho “huevo”, muchos “ovarios”, en realidad MUCHA CAPACIDAD DE LUCHA Y MUCHO VALOR !!! Y que SER gay es parte de SER humano; y que alguién gay, también puede SER buena gente, SER solidario, SER buen amigo, SER un hijo afectuoso, SER un buen hermano, SER alguién estudioso, SER alguién creativo, SER muy trabajador: y que por todas esas otras cuestiones que constituyen su SER, merece SER respetado, SER feliz, vivir su sexualidad en plenitud, y sobre todo gozar de todos los derechos humanos del SER !!!
Muchas gracias por compartirlo conmigo, un abrazo enorme ! ADRI lAY

by ADRIANA LAY on 8 julio, 2010 at 17:35. #

sos un grosso!
como leí por ahi… pusiste en palabras cosas ke nunca pude expresar!
y como dice Adriana Lay :
“HAY QUE SER MUY MACHO PARA SER PUTO, HAY QUE TENER MUCHO HUEVO! ” y sobre todo para dicirlo!!!
te banco a muerte!!!
cuidate!!!!

y sabelo… sos un grosso!!!

by theblackvampire on 13 julio, 2010 at 18:51. #

Pienso,que si el ser gay,hay que ser tantas cosas como mencionan,por eso ,haber nacido gay es tan complicado.Una gran mayoria escribe cosas ,porque suenan a lindo,y en su contenido hay mucha discriminacion.

by godoygarrazaj on 14 julio, 2010 at 15:06. #

uff! es como un 3D para el Alma! excelente.

by Silvio on 23 agosto, 2010 at 22:00. #

espectacular!!!!!!! se nota que es del corazon!! no te conozco pero la verdad me emociono lo que escribiste!!!!

by Julieta on 3 septiembre, 2010 at 13:32. #

Muy bueno Quito!!! La intolerancia es el miedo a que otras formas de ser o pensar invadan nuestro pequeño y miserable “espacio de seguridad”. Te lo dice alguien que estuvo ahí alguna vez. Ser tolerante es consecuencia de aprender el verdadero sentido de la libertad, del ser y del sentir. Reflexiones como la tuya nos ayudaron a los que tuvimos que aprenderlo.

Abrazo y gracias!

by Richard on 11 septiembre, 2010 at 14:33. #

HOLA ! HERMOSO , ES VERDAD , LO SIMPLE ES ASÍ …ES Y PUNTO ( y TAMBIÉN ES PUNTO Y APARTE Y ATRAS Y ADELANTE , ARRIBA Y ABAJO Y LAS CUARTAS DIMENSIONES , LAS TERCERAS Y LA SEGUNDA QUE NO SÉ EN PRINCIPIO NI DÓNDE ESTÁ ) LES CUENTO ALGO LA PALABRA “GAY” SIGNIFICA ALEGRE , VIENE LA EXPRESIÓN DE VER ALGO “DEMASIADO ” ALEGRE EN UN HOMBRE PARA LA ÉPOCA EN QUE SE ESTILABA USAR ESA PALABRA , ASÍ QUE CREO QUE TODOS LOS QUE NOS HACEMOS CARGO DE SER COMO SOMO SOMOS GAYS , COMO NO VÁ A SER ALEGRE LA LIBERTAD ?

by Bárbara Nascimento on 27 septiembre, 2010 at 18:48. #

muy pero muuy bueno! para ver si se logra abrir algunas mentes cerradas!

by milagros on 26 septiembre, 2011 at 17:34. #

Muy bueno Quito! Me encanto lo que escribiste! No sabia q tenias este talento, felicitaciones!!

by luchy on 26 septiembre, 2012 at 12:19. #

jaja, gracias luchi!
se ve que tu hermano no me hace mucha propaganda =(
beso!

by quito on 26 septiembre, 2012 at 13:11. #