sepia sepiaria

Ver todo en sepia acaso será el anticipo de un futuro más o menos cercano? Todo debajo de la tierra adquiere ese tinte amarronado, aviejado… el calor transpirado del gordo que está chamuyando a la pendeja se me pega en la manga de la remera… ya puedo sentir el olor a cebolla seguirme hasta entrada la tarde en que logre deshacerme de mi atuendo de lunes oficinista… el olor a mezcla de malos alientos también estará, nunca faltará…

Maldigo que en un arrebato de buena política se hayan agregado por fin dos nuevas estaciones… comprendo entre lamentos que soy una especie de gata flora, pero es que parece ley que las cosas buenas nunca lo sean del todo porque siempre falta ese toque para que sean completas… primer lunes del año y viajar se hace imposible porque la masa de gente hace insoportable hasta el aire que se respira… por suerte los próximos días de la semana seguirá haciendo calor… por suerte para los que están de vacaciones… y pensar que yo lo estuve hasta hace menos de 24 horas…

Alguien atropella los alfajores que traigo a modo de presente para mis pobres compañeros, que sufrían la luz de los tubos fluorescentes mientras yo me ponía pantalla solar factor 40 para no sufrir la luz del sol de las 4 de la tarde… dónde se está mejor empiezo a preguntarme?… en la playa, o en la oficina?… en el subte, o en un Bondi?… durmiendo en casa, o escribiendo esto porque no tengo nada que hacer?…

Mis esperanzas de que la gran ciudad estuviera acogedoramente desierta se esfumaron apenas observé que había caras pegadas como moscas a las puertas del tren, que partía antes de poder siquiera pisar el anden… el color sepia venía desde arriba, gracias a mis nuevos lentes de sol, pero aquí empezaba a acentuarse… y aquí mis esperanzas saltaron de un lado a otro… será este el año en que pueda revelarme contra los husos y horarios?… lograré aplastar mis compromisos de por vida con apabullantes billetes frescos salidos de la caja de pandora?… jeje, me río de mí mismo; hace tan solo 5 días brindaba agradeciendo mis condenas asumidas en el año anterior… al fin de cuentas, parece que la vida son todos problemas, y uno está desesperado por creárselos… metas, como aprendimos a llamarlas…

Pero estoy contento… algo me dice que el 2010 está más cerca, tal vez la estadística simple de que 2009 está más cerca de 2010 que 2008… pura matemática… y que todo esté sepia me hace pensar que poray sí… poray estoy empezando a ver todo a tono de fotos viejas, de pasado… quizá estoy despidiéndome de estas circunstancias que encontré por el camino; como me despedí del 28 cuando por fin me mudé a una zona por la que no tiene recorrido…

Quién puede negarme que todo pueda ser?… hace unos días leí un texto de Cortázar sobre los subtes, y ya me daba nostalgia pensar que alguna vez podría dejar de viajar en el “A”; el mismo en el que viajaba el bestiario que escribió ese textazo que tenía mi atención… pero no es mejor que las cosas desaparezcan para poder extrañarlas?… o mejor aún: que transitarlas sea más esporádico y sin la obligación de un destino que la mayoría de las veces uno odia… a la vuelta de mi casa cortázar se juntaba con amigos a charlar, leer, escribir, boludear… vaya! todo puede ser no?…

Quién puede negarme que en 100 años alguien se encuentre con este texto y diga “puta, mirá, era un pibe nomás cuando supo que ese año dejaría de andar en subte a horarios apestosos”?

Me bajo en una estación porque parece ser que, como es habitual, soy el pibe de la puerta… miro a ambos lados como un patovica del inframundo, hasta pongo cara de malo y hago mueca con lentes dorados… cuando espero el arrebato de los que seguramente pujan por salir, caigo en la cuenta de que nadie deseaba bajar en esta estación… el tren seguiría embarazado… caigo en la cuenta también de que me siento un pelotudo… soy un pelotudo… es lunes, 5 de enero, el primer lunes del año… vaya! son casi las 10 de la mañana del primer lunes del año… debería crear una cadena de mensajes diciendo “que tengas un feliz primer lunes del año y bla bla bla…”, con mi celular…

Consulto el reloj y mis neuronas se desinflan aún más… antes, llegar tarde tenía doble beneficio: llegaba tarde y viajaba un poco más cómodo… ahora pienso seriamente en cambiar mi hábito e intentar partir alrededor de las 8 45 hacia el trabajo… no termina el tema de poison que estoy escuchando pero ya sé que no va a funcionar… podría intentarlo, pero las fuerzas extrañas que mueven mis estropeados músculos no entienden ese tipo de conclusiones… de paso aparecen otra vez las cuestiones laborales que dejé pendientes… ya se me cagó el día… encima miro a mi alrededor y la mayoría muestra el semblante de estar padeciendo los mismos males… no sería más placentero ir a trabajar si la movilidad fuera al menos aceptable?…

“No te amargues” me compadece un titular del diario del pueblo… le presto atención y entiendo que me ofrece la opción de comprarme el primer cero kilómetro… saco cuentas, saco de acá y pongo allá, pienso, repienso… no puedo… capaz que puedo… pero no, tengo otras cosas que pagar… chau cero kilómetro… además, para qué un auto si andar por la calle en uno es más peligroso que andar en bicicleta?… saco cuentas de nuevo, y me pregunto, no era que aumentar el parque automotor haría colapsar la ciudad?… bah, estoy viajando como una vaca; la ciudad ya está colapsada… a quién le importa que haya más coches en la calle?… calculo que al que los vende, o al que cobra los peajes… o al que le importa tres soretes cómo viajemos, cuánto tardemos, pero le importe mucho que esto explote… me viene a la mente la imagen de los pollos en
jaulados y viajando unos sobre otros al matadero…

Mañana vuelvo al bondi, me convenzo… por más que viva más cerca del laburo seguro tardaré lo mismo que antes… no hay regla de tres simples ni estadística que valga… dónde está la mano negra en todo esto?… miro mis manos en acto reflejo y compruebo con alivio que tengo las manos del color natural, pero…

pero…

bajo mis uñas observo que algo oscuro se refugia…

 

 

Para mi suerte extirpo mis molestias en algunas palabras, y ya el efecto de haberlo expresado me hace sentir mejor… es como cuando la alergia comienza a remitir… yo sé que la alergia estará siempre allí, pero con conciencia muchas veces logro evitarla… y evitarla se convierte en hábito y hasta llego a olvidarme de ella… hasta que nuevamente se vuelve una amenaza… será que debo enfrentarla?… será, definitivamente… será, es, como este año que hoy ya cuenta otro lunes y sigue avanzando sin percatarse… será bueno, mientras busque la forma será bueno… mientras no me resigne será bueno… todos los años son buenos, que va!, si todavía hay chance es porque será bueno…

 

 

3 comentarios sobre “sepia sepiaria”

  1. Cómo cuesta arrancar despues de las vacaciones!!!
    Hacemos una juntada como la de Cortazar? Caguemonos de calor en Buenos Aires pero que al menos valga la pena!
    Beso enorme

  2. Un feliz año. Siempre se puede estar mejor que ayer, sólo hay que tener ganas de estarlo. Dificil este año que comienza, mucho más que el anterior, muchos menos que el que vendrá, pero mientras alcance para un matambrito, fernet y amigos, el resto puede mejorar. Un abrazo

  3. Feliz Año! y espero verte pronto en Baires para concretar ese abrazo demorado que no será precisamente como el abrazo imposible de la Venus de Milo! Me gustó tu forma descriptiva de volver a la rutina. Marlon

Los comentarios están cerrados.