rey momo

Un día normal en Managua, hace un montón de años.
-me voy a estudiar a argentina mamá…-
-ay, que lindo, ahí bailan el tango…-

y me fui,
dejando mi momotombo a la espalda,
cargando ese recuerdo por el resto de mis días…
volcán a punto de estallar,270px-momotombo_1900_edition_stamp1
ronroneando en mis oídos,
anunciándome que su espera sería impaciente…

llegará el día en que nos encontremos,
justo cuando tus horas se hayan vuelto minutos,
y tus segundos se hayan vuelto suspiros resbalosos de espera urgente…

nos encontraremos y nos abrazaremos…
llorarás tus lágrimas ardientes sobre mí,
sobre el reencuentro…

y ese amor será tan furioso,
tan contenido por el tiempo,
que arrastrará consigo tanta belleza
que supiste proteger,
aguardando con esta postal mis intermitentes visitas…

la tierra de mis uñas hará temblar tus celos,
sin embargo sabrás
que he cavado tumbas sin dejar de pensarte…

lloraré porque el tiempo me convenció de abandonarte,
de que por otros caminos pasaba mejor…
y por fin, por fin, por fin podremos amarnos
como el primer día que tuve razón
de entenderte guardián a mi socorro…
y podré gritar mi distinguido nombre,
para que tus paredes se conmuevan y tal vez, con suerte,
el amor supere a la venganza,fletescruz_volcan_med
a esa revancha estrepitosa…
porque hasta fue vencido el sueño…

y quizá, digo quizá,
deseo así sea,
permitas que la belleza siga durmiendo
a nuestros pies desgajados de mucho andar…

susurraré mis historias cada mañana, tarde y noche,
sin dormir con tal de sacarte
esas ansias de odiar por ser inmóvil…

verás que anduviste y mucho,
sobre mis espaldas,
sobre las espaldas de aquellos
que se consternan, se estremecen,
con sólo oír que alguien te nombre;
con solo ver una foto
en la que posas silencioso y protagonista
sin siquiera hinchar el pecho…

ay, muralla soberbia,
contenida de orgullo latente,
dios fuego, humilde gigante,
contemplando paciente (mudo?),
la peregrinación de incendiadas vidas,
(llamas de tu vientre),
iluminantes cuando la noche es mundo…

momotombomix

dedicado a mi entrañable amigo marlon leyton, un enorme ejemplo de aquellos que dejan detrás sus puertas para seguir ese hormigueo que se llama aventura…

3 comentarios sobre “rey momo”

  1. ¡Te encontré y mis ojos no podían creer lo que estaba leyendo! …me hiciste volver a Managua y contemplar el Momotombo que toda mi infancia y adolescencia me acompañaron hasta el instante de darle el último adiós desde el avión que me traía hasta Buenos Aires. ¡Gracias amigo mío! Has vuelto a activar ese Momotombo que hasta ahora creía inactivo y que ahora está gestando una erupción que cambiará nuevamente la geografía y las estructuras de la mente…nuevamente!! …y seguimos en la aventura…simplemente de vivir!

  2. …y simplemente tus palabras han abandonado las fronteras para salir al mundo, por ahora hispano parlante, más adelante quien lo sabe. Un día y muy cercano estaremos contemplando el majestuoso Momotombo que te responderá lo acertado que estuviste y lo sentiste desde la ciudad de Arrecifes. En estos momento ya tus palabras se han internacionalizado puesto que unas cuántas personas, ahora lejos del Momotombo, las has vuelto a hacer renacer con más fuerza que nunca. Nuevamente ¡¡GRACIAS!!

    1. sabés qué? tu historia, esta historia, es tan de todas las personas que abandonan sus cimientos para lanzarse a viajar que conmueve… todos tenemos nuestro corazón en una porción de paraíso que nos aguardará paciente, siempre paciente porque con nosotros viaja hasta el mismo infinito…
      gracias por tus palabras, por el abrazo que me hacés llegar cada vez que leés y con cada uno que lee, por contagiar mis letras por el mundo… esas letras que son para mí como vos para el momotombo: una extensión del espíritu que me lleva a viajar el mundo…

Los comentarios están cerrados.