PowerPoint de locura ordinaria

virnas-and-martin-place-2

Rodeó mi cuello con sus brazos flacos. Es tan delgada ella, que siempre pienso que se puede romper. Es sencilla, simple, una mujer sin relleno, como haciendo honor a su forma de ser. Es tan directa que por momentos me da miedo.

Me besó un largo rato. Yo la besé también. La abracé tratando de contener toda esa energía. Era demasiado. Pero no quería soltarla, quería aferrarme a ella y quedarnos así.

Nos albergaba la plaza del barrio, sobrando sobre nosotros un veranito bonus de abril, fresquito y delicado. Los dos medio amarillos por la luz de los faros, regalados para cualquier foto de Power Point dulzón.

Morirme contigo, dije.

Mentí porque ella tal vez quisiera escuchar eso. Las mujeres siempre quieren escuchar que uno daría su vida por ellas.

Me apartó con las manos al pecho, de golpe como un trueno. Me midió el gesto. Quise convencerla de que era cierto. Lo logré. Me dio otro beso. Ay dios que beso. Y se fue.

Las mujeres siempre quieren escuchar que uno daría su vida por ellas. Pero tienen que estar seguras de que no va a ser así. Por lo menos Virna.

virnas-and-martin-place

r.canapé

Un comentario sobre “PowerPoint de locura ordinaria”

Los comentarios están cerrados.