los cosmoforristas

la poesía está en todos lados
en esta oficina cuesta encontrarla
tengo una compañera
que no sé si está viva
o nadie le avisó que está muerta
tengo doblada la espalda
en mi hermoso sillón de escritorio
los codos clavados las manos al teclado
pensando todo el día
como hacerme el que estoy trabajando
poesía de oficina
mate con azúcar que me hiciste mal
los soria realidad de inodoro
horas meses años de tecnocracia
el sueño podrido
como las sobras del tupper
que alguien olvidó en la sala de reunión
dicen que el tipo salió
a por cigarrillos
y nunca más volvió
que renuncio que murió
que no le importa a nadie qué pasó
pero sí festejan que se salió

no tiene nada de poesía una oficina
hoy no la tiene porque
puede ser el peor lugar sin onda del mundo
quizá mañana o sobre el fin del mundo
alguien se emocione
de leer lo que pasaba en el gris
de las sociedades
en el grisáseo estar de los aburridos tecnócratas
navergantes de ofertas y promociones
apostadores virtuales
acumuladores de promesas
que todos deben
y ya fue

vayámonos a cagar