last train to the hi

Las caras tristes del último tren. pasaLa estela de luz parpadea hasta desaparecer en la trillada fotografía de barrios perdidos. Recuerdo siempre ver el tren desde el pasaje de bustamante, y escupir al vacío mientras parece que cagara una víbora oxidada.

La perspectiva fascina. Se pierde entre edificios, roídos por el ruido sistemático, que mueren en su esperanza porque alguna vez cesen las perpetuas carreras. Muros adornados por el arte de las pandillas y el verde queriendo escapar de su condenada impotencia.

Las nubes se guardan el color de las calles. Están tan abajo que asustan con su humedad pasmosa. Parecen no querer despegarse de los techos, como la nicotina arrinconada en las gargantas. Hay nubes tan de ciudad que ni tienen intención de derrumbarse en lluvia.

Me agarré del alambrado y escupí al tren. La saliva cayó dibujando un arco hasta que dio en el techo. Sonreí satisfecho.

Miré el celular, ya era la hora. Me fui caminando, cargando la mochila del calor. Capaz prendía un cigarro.

Esta vez la crucé a mitad de la escalerita, y sostuve la mirada. Me reconoció. Y me dijo hola por primera vez.

treintrain1

2 comentarios sobre “last train to the hi”

  1. Hay un tema con los trenes.
    A mi me gustan.
    De hecho, la historia que propuse en mi blog… podés entrar nuevamente porque está más lindo que nunca, suceden en los trenes. De hecho, la protagonista es una viajera.
    http://www.tercerasalida.blogspot.com
    Y te soy sincero, el blog que está antes que este es muy largo y la letra muy pequeña, no quiero bardear, pero me fui imposible leerlo. Este en cambio, lo disfruté mucho.

  2. Pingback: Brodeldiome

Los comentarios están cerrados.