la insoportable ceguedad del ver

[]

mestaba cambiando en el baño
del laburo luego meando
en eso la luz se extingue
nomás queda el chorro existiendo
acertando el tazón del inodoro
la imaginación ennegrecida
pensando en minísculas gotas
salpicando impunes
después vino el alivio
la evacuación libera espacios
mentales
recordé el ensayo de saramago
la lechosidad blanca
y lo negro de esta
ceguera repentina que me
encantaba
pensé en mis dos
otrés compañeros que afuera
estarían yendo a prender las luces
del piso pero no
se iluminaba nada

terminé de mear
tantié botón tapa
pantalón mochila zapas
puerta traba
salí del individual
busqué a ciegas el loquer
guardé las cosas cerré con llave
me miré al espejo y yo no estaba
existieron el pulsor
las manos en el agua
el papel de secar
y una chispa
apareció delante en la ausencia
un big bang
una idea la primera
disparada sin saber bien contra quién
mi aleph
pulsando apretando
duplicándose en su reflejo
en una nada o
en un todo que la ignora
hasta que la luz se corta
y la chispa es todo lo que nos queda
lo que nos trae de vuelta
lo que nos dice que
siempre va a pasar
eso de manchar lo pleno