Digo

Abrir los ojos bajo el agua, sucia esfera chillona…
Dices que el sol dejará de jugar a la luna
y así la fuerza romperá vibrante tus tímpanos…
Yo muero aún hoy, y cada vez más despierto…
ah, sí, eso es cierto, adentro está como un secuestro…
Dónde caerá tu insolencia hoy, más roída, más jovial ayer…
Doy, uno, dos, tres, cuatro pasos… doy cinco y me caigo…
Y no puedes explicarme porqué la lluvia cae pero no se levanta…

Y estimo que el tiempo dilatará el hambre… se dilatará a sí mismo…
como gotas de rocío ahorrándose ante el sol…
Pues las ganas lloran mortajas… ajenas como mucho del dolor…
y si adviertes que la luna se ríe… verás que sus dientes brillan…
Cuando algo del todo quiebra en ruina… algo nace del olor
Miran aquellos para su derecha… sin soñar siquiera…
Hablan de que escuchan cuentos… y burlan sin miedo la pancarta…
que avisa a las gentes de hadas… “Sin saber, embroncas tus hablas…
sin saber… qué sucedió… te irás”

Yo digo que digo tanto…
la, la, la, digo cuanto alcanzo…
…a comprender