Archivo de la categoría: poestrìas

tears from el cielo

I look into my self,
and I don’t remember the last time
that the happiness… happiness…

el agua brota del fondo
y desmaya mis zapatos;
casi le tengo miedo
a esta decisión mía
de no aceptarme en el letargo…

observo dedos danzantes,
codo a codo, justo enfrente;
y otra vez esa pregunta
(siempre esa pregunta?)…
me ignora porque no sé responderle…

cabecita negra bajo el llanto,
esquivo de huérfanos pinchazos,
la idea se me sale de las uñas
pero hoy es largo el camino;
casi un caballo de calesita…

is empty, almost empty,
the world are in self empty…

sobre los techos
poso mi temple,
y otra vez esa pregunta
(otra vez esa pregunta)
insiste porque no sé responderle…

en el horizonte

En medio de nubes extrañas,
de tiempos estirados,
caras casi tan largas,
y sed insaciada.
El calor brutal
ahorrándose en mi piel…
y ese interminable tiempo estirado;
agota mi sensatez.
Hurgué entre ellos
y un breve hedor me despertó
alentando un estallido
prometedor e inminente…,
ya lo sé, lo sabes,
es un borde en equilibrio
a punto de romper.
Siento que late
como esa primera gota expectante;
quiere dar su show…
muere de nervios…
arde.

eufemistic gastromero rúmulosk

La sensación de estar bien, la de estar mal
El peso del tren sobre las vías
Blandiendo a su paso cada muerto riel
Los colchones arrimados

En un paisaje desconocido
La brújula que pocas veces esboza el destino
El olor que ya no entra, más bien sale
Las velas mudas esperando una celebración
Las lágrimas llenando poros rebalsados
La ropa reunida gritando el desorden
La escena repetida y la penumbra buscona
La música muda esperando su turno
Basura volviendo a ser especial
El sabor desdentado, ni azúcar ni sal
Diciendo por lo bajo qué ruido hay allá
Humedad que me has dado el peso liviano
Un grillo aullando que aquí no se va
Por dentro no se está ventilando
La sombría y odiosa conciencia del hoy
Quien asume culpa y cargo
De futuros soy quien soy

Fiebre

Suerte de hematoma,
hemorragia interna
abrazando mi estómago,
herradura en mi cuello,
errando mis suertes,
errático estado moral,
en un ático lleno
de modorras herrumbradas
y errores no forzados,
una fuerza extensiva,
masiva marea arrollándome,
casi hasta el mareo,
brillándome,
liberándome,
a veces, a veces…
de este encierro.

Aspero

es áspero el pasar del tiempo
y tan burdo el sentido que le regalamos…
yo escucho los minutos pasar, derramarse frente amí
y callo siendo cómplice de eso que me quejo…
la música suena y me pide que baile, que la busque,
me pide que vaya hacia ella e ignore
toda esta extraña fortaleza que me he ganado…
y si de verdad lo considero, quizá no espero,
quizá haya decidido unirme a este ejército
donde la verdad más cruda se encuentra lejos…
donde sólo hay promesas en fotos
diciéndome que esa pequeña y lejana puerta es mía.

cada quien es su camino, de piedras y precipicios.
y me exijo descubrir la soñadora existencia
cada día que recuerdo que había verde,
que había esencia…
mi olor se está estacionando, y me pregunto,
cuánto más presionaré a mis músculos
y mantendré esta firmeza surrealista
que solo me llena de imágenes inventadas?

hoy vi mi espejo y caí en la cuenta
de que extraño verlo…
y lo dejo, ahí escondido,
por puro perdido…
preferiría haberlo cambiado
por algo mejor
que este desierto de minutos como arena,
calcinados, sin vida… y amontonados sin sentido…
que solo me alertan que se han ido perdiendo
y yo nunca los fui encontrando…