Todas las entradas de: Quito

le desroden do les fatroces latera el tropudco

[]

usted multiplíquese
haga como las enredaderas
no hace falta que florezca
aunque si le sale le sale
florecer no es para cualquiera
pero cualquiera puede florecer
de maneras hermosas
pero en fin
multipliquesé
si no quiere si le duele
si está que quiere que
las uñas le crezcan para adentro
por no dar más de bronca
entonces multiaplíquese
métale paciencia y multiexplíquese
que no es fácil
mucho nos convencen
de que multiimplicarse
que aparecer parecidos al mundo
hasta es egoísta
que contagiar con intensidad
no es diplomático
puede ser puede ser
y qué me importa
igual qué me importa
si las normas las ponen tipos
que a mí no se quieren parecer
qué me importa si así con
sus maneras de hacer
cada día tengo en mi estómago esa
fukin sensación de domingo
una cosa como de derrota
que dios mío
así que ye y
usted también
sea multipliquémones
seamos múltiples
multiexplotemos
usted es célula repitiendo un
pedazo de código
sintiéndose en saco roto
mar contra muelle de hierro
gota en cabeza de tronco
pero así
y todo
donde hubo mar
arena queda

 

canarios

por ejemplo el tipo ordinario que un día lunes promedio del año notó que al subte subía gente parecidísima a los
dibujos hechos por artistas reconocidos que había en las paredes de las estaciones subió en congreso un gaucho igualito el tipo al gaucho
del muro pintado por nine después fueron otros personajes y cada vez más cantidad roberto que así se llamaba nuestro hombre se
preguntó qué podía hacer con eso y recordó que siendo adolescente le dedicaba mucho a los dibujos de altuna combinó esos pensamientos con amor
porque no podía acaso él dibujar y crear alguna mujer especial que más luego apareciera subiendo a un vagón podría si lo intentaba entonces se inscribió y asistió a
un curso de dibujo con un tal tuitero TolomeoTol aprendió cosas básicas y avanzó hasta donde lo llevó el entusiasmo pero no tanto como para llegar a
lograr una trayectoria que le permitiera el honor de hacer un mural para eso hacía falta mucho más esfuerzo del que había creido necesario
tuvo la interesante idea de saltearse todo el teje de ser reconocido pintando un grafitti furtivo urgente en alguna de las estaciones pero desistió
cuando vio que la manera de entrar de noche a una estación era mediando con la turbiedad de unas banditas bravas de por su barrio fueron doce o trece
días los que pasaron desde que colgara los pinceles cuando se cruzó con el gaucho ese igualito al del mural de nine lo vio bajar en congreso
o sea la misma estación en que lo había visto subir roberto había bajado para darle paso a la gente y ahí nomás se quedó en el andén cuando vio al gaucho se
le acercó y le preguntó no sé qué cosa de una calle como para charlar cosas a lo que el tipo no supo contestar y roberto arremetió con que
mire usted qué casualidad lo parecido al dibujo del mural
que es usted no habrá sido pariente de nine no será puede ser dijo el gaucho puede ser todos tenemos algo de canarios a usted qué le parece
roberto voleó un poco la cabeza
vio que a los canarios se les puede dejar la jaula abierta pueden salir a pasear un rato pero vuelven sabe porqué porque nacen viven y mueren en cautiverio
pero escuche si tienen la jaula abierta entonces pueden salir y entrar a gusto si claro pueden pueden pero sabe qué los canarios salen con suerte una
o dos veces en su vida porque cuando se animan a salir enseguidita nomás descubren que no pueden volar y ahí mismo con esa idea resbalándoles por el lomo también
descubren que aunque se animan son de animarse poco

costanera

me pasó el faso y el encendedor. la barranca blanquecina, el brillo del agua, a donde miráramos se nos clavaba el sol y nos lloraban los ojos. reímos mucho. la veía distorsionada, hermosa, las lágrimas sin sentido, como teniendo esos papeles transparentes que usábamos en la escuela y nunca supe pedir en la librería. yo estaba recontra enamorado, lo noté ese día, claro, si fueron tantas horas ahí bajo la higuera. dos o tres motos con escape libre daban vueltas en el circuito, hacían tanto ruido que cuando pasaban cerca no escuchábamos al otro. nos colgábamos a cada rato, se nos truncaba la charla. en un momento nos callamos, el sol ya no quemaba tanto, se notaba el cambio de color en los árboles y como que todo estaba más vivo. creo que ahí me di cuenta y no la volví a mirar, no pude comprobar que fuera tan hermosa como ahora la construía. de costado la veía sonreír sin decir nada, sus ojos mirando el cielo, capaz esperando algo, pero el silencio me dejó hablando adentro y la cabeza se contestaba sola. empecé a configurarla dentro mío, dejando crecer la mudez como un paredón divisorio, como agua estancada a riesgo de pudrirse. el amor se instaló con nombre y apellido, y empujó a la magia, y yo sin saltar ese charco que ahora me mojaba los tobillos, subía hasta mis rodillas. nos ganó la noche pero no importaba, podríamos haber muerto ahí mismo del cagazo que teníamos a ponernos en movimiento y mirarnos de nuevo a los ojos y decirnos alguna palabra desacertada.

lajenía

[quel a distancia
en días
no evite tu conmovisión
que no muera tu interior
bajo la pesada información
catarata sepulta humanos
hasta dejar los
sentidos aturdidos en los huesos
por fuera una coraza
dispuesta a saber de todo
opinatodo
justificatodo
detestatodo
odiatodo
tragatodo
lloranada