Aspero

es áspero el pasar del tiempo
y tan burdo el sentido que le regalamos…
yo escucho los minutos pasar, derramarse frente amí
y callo siendo cómplice de eso que me quejo…
la música suena y me pide que baile, que la busque,
me pide que vaya hacia ella e ignore
toda esta extraña fortaleza que me he ganado…
y si de verdad lo considero, quizá no espero,
quizá haya decidido unirme a este ejército
donde la verdad más cruda se encuentra lejos…
donde sólo hay promesas en fotos
diciéndome que esa pequeña y lejana puerta es mía.

cada quien es su camino, de piedras y precipicios.
y me exijo descubrir la soñadora existencia
cada día que recuerdo que había verde,
que había esencia…
mi olor se está estacionando, y me pregunto,
cuánto más presionaré a mis músculos
y mantendré esta firmeza surrealista
que solo me llena de imágenes inventadas?

hoy vi mi espejo y caí en la cuenta
de que extraño verlo…
y lo dejo, ahí escondido,
por puro perdido…
preferiría haberlo cambiado
por algo mejor
que este desierto de minutos como arena,
calcinados, sin vida… y amontonados sin sentido…
que solo me alertan que se han ido perdiendo
y yo nunca los fui encontrando…