pero no sé

by quito on mayo 8, 2015

[]

llevé en bici a simón
hasta el jardín de humberto primo
primera vez de hacer calle
a velocidad crucero
cagados las patas y contentos
piolones por la ciudad en dos ruedas
como estar coqueteando
a la más linda del boliche

chochos nos separamos y me fui
por calvo al laburo
pasando entre ríos advertí
que no tenía billetera
llamé a la flaca y no sabía nada
andaba con júpiter por ahí
corté y seguí
camino entonces pensando
mejor que perderla
es descuidarla

jiuman condiyon

by quito on mayo 5, 2015

[]

frente a la alegría y el amor
el dolor y la tristeza tienen
mayor libertad de expresión

diarréctica epistolar

by quito on abril 22, 2015

[]

es que a veces agarro el mundo torcido
o a destiempo…
como si el día o algo estuviera rayado y me saltara la púa…
poray preciso un cambio de correa y mis revoluciones están ralentizadas…

[...]

si, no es nada nuevo…
es el pequeño río depresor que cada tanto se desborda y pierde los bordes…
(con la redundancia acabo de comprender el término, la significación de “desborde”… )
será que hay días en que pierdo mi propia figura
y esa ausencia de finitud,
de contención ¿asusta?
como si me fuera a escapar cual pedo por la ventana
abierta, el viento de afuera chupándome con más fuerza
que ayer y convenciéndome que se es más libre allá fuera
en estado disperso…

[...]

me fastidio de cosas del día a día
de monolitos que no empujo por miedo a
que una piedra se desprenda y me rompa la cabeza…

desliz poéstrico

by quito on abril 22, 2015

[]

es lindo cuando te ponés a rascar
una pared y vas haciendo
un pocito
y seguís rascando
cuidándote de no
hacer un aujerito

los cosmoforristas

by quito on marzo 10, 2015

la poesía está en todos lados
en esta oficina cuesta encontrarla
tengo una compañera
que no sé si está viva
o nadie le avisó que está muerta
tengo doblada la espalda
en mi hermoso sillón de escritorio
los codos clavados las manos al teclado
pensando todo el día
como hacerme el que estoy trabajando
poesía de oficina
mate con azúcar que me hiciste mal
los soria realidad de inodoro
horas meses años de tecnocracia
el sueño podrido
como las sobras del tupper
que alguien olvidó en la sala de reunión
dicen que el tipo salió
a por cigarrillos
y nunca más volvió
que renuncio que murió
que no le importa a nadie qué pasó
pero sí festejan que se salió

no tiene nada de poesía una oficina
hoy no la tiene porque
puede ser el peor lugar sin onda del mundo
quizá mañana o sobre el fin del mundo
alguien se emocione
de leer lo que pasaba en el gris
de las sociedades
en el grisáseo estar de los aburridos tecnócratas
navergantes de ofertas y promociones
apostadores virtuales
acumuladores de promesas
que todos deben
y ya fue

vayámonos a cagar